La guerra contra Nobunaga. La hija de los piratas Murakami 1

Premio de los Libreros 2014.
Premio Yoshikawa 2014.
La novela más vendida de Japón en 2014.

Japón, año 1576. Un debilitado gobierno central logra a duras penas mantener su poder mientras los señores de la guerra luchan entre sí para unificar el país bajo su mando. En tierra firme, el nombre de Oda Nobunaga resuena cada vez con más firmeza; sin embargo, en el mar interior de Seto, los Piratas Murakami son los absolutos dominadores, pues controlan las principales vías de comercio y transporte de esa región.

Sigue leyendo

Robert van Gulik, un apasionado de Oriente

Robert van Gulik creció en el seno de una familia viajera – por causa del padre, que era oficial médico del ejército holandés -. El clan van Gulik  fue destinado a las Indias orientales holandesas. Allí, en Yakarta – donde viviría hasta la adolescencia – , entró en contacto con las culturas orientales y aprendió chino mandarín, además de otras lenguas. Su estancia en Oriente fue clave para desarrollar su habilidad en el aprendizaje de idiomas y fomentar su interés por el orientalismo.

Sigue leyendo

Seishi Yokomizo , un autor de misterio

Seishi Yokomizo 横溝 正史) fue un famoso escritor de novelas detectivescas y de misterio – en Quaterni hemos editado recientemente Gokumon-to (獄門島 ) -, que vivió uno de los periodos más interesantes de Japón (la época antes a la II.G.M. y la posterior). Uno de sus libros más populares es  “El clan Inugami” . En él aparece su emblemático personaje, el detective Kindaichi, una especie de Sherlock Holmes japonés. Es impresionante la influencia de Conan Doyle en toda la literatura, no sólo japonesa, de detectives (también acabamos de editar “Los misterios de la gata Holmes”, otro homenaje al genial inglés). Así describe en “El clan Inugami” a su célebre detective: “Tenía un aspecto ridículo, por no decir algo peor: treinta y tantos, menudo, y con una pelambrera rebelde, iba vestido con un anticuado kimono de sarga y unos pantalones hakama anchos y con pliegues, ambos muy arrugados y gastados; además, tartamudeaba ligeramente. El nombre que escribió en el registro de huéspedes era Kosuke Kindaichi.”

kindaichi

Sigue leyendo

Murakami

“Todo pasa. Nadie tiene algo para siempre. Así es como tenemos que vivir.” Murakami (村上春樹).

La semana pasada hablábamos de un pintor japonés muy occidentalizado, esta entrada, en cambio, la dedicaremos al escritor japonés más conocido en Occidente : Haruki Murakami. Nació en una familia amante de la literatura (sus padres eran profesores de literatura japonesa), sin embargo, estudió interpretación en la Universidad Waseda de Tokyo. Su primer libro fue “Escucha la canción del viento” o (Kaze no uta o Kike) pero el que le dio la fama internacional, el éxito comercial, es “Tokio Blues, Norwegian Wood“.

Haruki Murakami

Sigue leyendo

Tsuguharu Foujita: un artista japonés de alma francesa

Tsuguharu Foujita (藤田 嗣治) fue un peculiar pintor de principios del siglo XX que se occidentalizó en grado sumo. De hecho se convirtió al catolicismo, se nacionalizó francés y por ello pasó a llamarse Leonard Foujita. Sin embargo, inevitablemente, en sus obras hay un toque, un aire, japonés a pesar de centrarse en temáticas europeas.
Después de estudiar y terminar en la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio se marchó a París. Allí se casó con una francesa (Fernande Barrey). Y es que París en aquellos años de comienzos del siglo XX era la capital cultural de Occidente, era donde había que estar si eras artista. En la capital francesa frecuentó a artistas como Modigliani, Picasso, Braque, Juan Gris, Matisse… Solían reunirse en los bohemios cafés de Montparnasse. En aquellos salones se hacía la vida, tanto es así que conoció a su esposa, Fernande, en el Café de la Rotonde. Al día siguiente de haberla visto se presentó con un ramo de flores en su casa, a los pocos días se casaban.

6752162233_4c980a9566_b (1)

“Marché aux Puces” (1950)

Sigue leyendo